Este tipo de terminales de comunicaciones,  a través de línea de analógica (par telefónico) o en su versión IP, a través de la red de datos, permite establecer comunicación con la persona que, en cada momento, esté en mejor disposición para recibir y gestionar esa alarma. El terminal dispone de un botón de alarma que puede complementarse con diferentes botones o incluso con un teclado de un teléfono, para realizar marcaje de tareas o de presencia en la habitación.

La comunicación de voz se realiza en manos libres –el residente no debe descolgar– y se realiza de forma automática; el personal que recibe la comunicación no debe realizar ninguna llamada, ya que el sistema la establece automáticamente.

Más información